jueves, 27 de noviembre de 2014

La dieta de Okinawa

Los habitantes de la isla japonesa de Okinawa son los más longevos, sanos y felices del mundo. Se puede decir que prácticamente no conocen las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis, la obesidad, el cáncer y el alzhéimer. Su dieta es muy rica en vegetales y, por tanto, muy poco calórica. Nunca se levantan de la mesa habiéndose hartado y comen sobre todo verduras, frutas, pescado, soja, algas, setas y té verde. No consumen lácteos, ni azúcar, ni harinas refinadas. Su nivel de actividad física al aire libre es alto y caminan, practican artes marciales suaves o cuidan del jardín hasta edades muy avanzadas. Por si esto fuera poco, las mujeres okinawesas pasan por la menopausia de forma natural y sin apenas complicaciones. (Para saber más, léete estos artículos: clic, clic y clic.


miércoles, 26 de noviembre de 2014

Alimentos anticáncer

Algas, setas, frutas del bosque, granadas, cítricos, semillas de lino recién molidas, cúrcuma, jenjibre, hierbas aromáticas, apiáceas (apio, perejil, cilantro, comino, zanahoria, chirivía), probióticos (kéfir, chucrut), crucíferas (brócoli, col, coliflor, lombarda, coles de Bruselas), ajos, cebollas, té verde, uvas negras o vino tinto, aceitunas, aceite de oliva virgen extra, nueces, almendras, avellanas, semillas (girasol, calabaza, sésamo), chocolate negro (85%), manzanas rojas, legumbres (lentejas, garbanzos, judías, guisantes), ciruelas, melocotones, nectarinas, tomates, espárragos y vegetales de hoja verde.
Deberías tomarlos a diario, además de hacer ejercicio, dormir profundamente unas 8 horas y exponerte al sol unos 20 minutos a primera o última hora del día. Evita, en cambio, el alcohol, el tabaco, la sal, la carne roja, los embutidos, las bebidas gaseosas azucaradas, las salazones, los ahumados, las frituras, los alimentos procesados y envasados, el azúcar, la harina blanca, el pan blanco, la bollería industrial, los lácteos... (Para saber más: www.misrecetasanticancer.com.)



jueves, 20 de noviembre de 2014

Más fruta y verdura, menos carne y leche

«El 30-35% de los cánceres son debidos a la dieta. En el caso del cáncer de próstata el peso de la dieta es de un 75%. El cáncer de próstata se ha relacionado especialmente con el consumo de leche de animal y derivados. Los hombres que más lácteos consumen tienen el doble de riesgo de padecerlo y un riesgo multiplicado por cuatro de sufrir metástasis en comparación con aquellos que apenas consumen lácteos. Sin embargo, un alto consumo de soja fermentada y tofu se ha asociado a una menor incidencia de cáncer de próstata.
El cáncer de mama se relaciona con una dieta rica en azúcar, alimentos refinados, grasas y proteína animal. A mayor consumo de azúcar, alimentos refinados y derivados de la carne, mayores niveles de hormonas femeninas en sangre (progesterona y estrógenos). Los estrógenos participan directamente en el proceso canceroso. La ingesta abundante de fibra procedente de las verduras se ha relacionado con una reducción de un 10% del riesgo de padecer cáncer de mama. Por cada 10 g de alcohol que consumamos al día, nuestro riesgo de padecer esta enfermedad aumenta en un 10%.
El consumo bajo de verduras y fibra y el alto consumo de carne se han relacionado con una mayor incidencia de cáncer de colon. Sin embargo, la ingesta frecuente de vegetales, fruta y pescado disminuyen el riesgo de padecerlo. El 66-75% de estos tumores podrían evitarse con una dieta rica en vegetales y pobre en carne, acompañada de ejercicio físico regular y el abandono del alcohol.»

Odile Fernández Martínez: Mis recetas anticáncer, Urano, Barcelona, 2013, pág. 79 y ss.

(La doctora Fernández es médico de familia. Apoya sus afirmaciones en 1.196 referencias a la literatura científica. Además, ha padecido y superado un cáncer de ovario con metástasis. Para profundizar en este tema, no te pierdas este vídeo: clic.)