miércoles, 23 de noviembre de 2011

Voluntaris

Hi ha qui pensa que la personalitat d’un territori ve definida per la bandera, la llengua, les batalles memorables lliurades (especialment les dirimides, i guanyades, al camp del futbol), els paisatges emblemàtics o els plats de la gastronomia local (particularment si algun xef estrella els ha posat al dia). Altres opinem, en canvi, que valors suprems com la solidaritat o el respecte per la diversitat parlen per damunt de tot del tarannà de la gent d’un lloc. A la Barcelona de fa cent anys, quan un obrer era acomiadat de la feina, els seus companys feien col·lectes de diners per pagar-li el sou entre tots durant tant de temps com calgués. Als anys seixanta, i aquest és un cas real, "Manolillo el de la noguera", insignificant serf de señoritos feudals vencedors de la guerra, acabat d’arribar a Nou Barris des d’Andalusia, es va endur una gran sorpresa en comprovar que tothom, començant pel mismíssim amo de la fàbrica on treballava, li deia "senyor Manuel". Avui, quan cada any TV3 fa la Marató o el Banc dels Aliments organitza el Gran Recapte, els telèfons treuen fum i els magatzems es queden petits. Trobaríem mil exemples, però no vull acabar aquest post sense recordar que un de cada cinc catalans fa avui alguna tasca de voluntariat (i te’n presento uns quants: clic i clic). Sense ells, què trist seria aquest racó del món anomenat Catalunya!

lunes, 21 de noviembre de 2011

¿Manduca caduca?

Los alimentos que tiramos cada año los europeos y los norteamericanos podrían alimentar tres veces a los hambrientos del mundo. En el vertedero, producen gases de efecto invernadero equivalentes a la mitad de los que emiten todos los coches de la Tierra. Revertir esta situación requiere de la ayuda de todos. Mira si no lo que hacen estos activistas: clic.

miércoles, 13 de abril de 2011

Recuperar el norte

Regresar a las legumbres, la fruta, la verdura, los cereales integrales y las semillas, y renunciar a la carne roja y los lácteos, es recuperar el norte desde el punto de vista de la alimentación. Decía Hipócrates que somos lo que comemos y Olga Cuevas nos lo vuelve a recordar con el aval de la ciencia en la mano: clic.

sábado, 26 de febrero de 2011

Adiós a las banderas

“La especie más baja de orgullo es la vanidad nacional. En efecto, ésta denota en quien la sufre la carencia de cualidades individuales de las que pudiera sentirse orgulloso, puesto que de ser así no recurriría a aferrarse a otras que tiene que compartir con millones de individuos. Antes bien, quien posee cualidades personales reconocerá con mayor claridad los errores de su propia nación, puesto que constantemente los tiene a la vista. Cualquier tarugo miserable que no tiene nada en el mundo de lo que pueda sentirse orgulloso, se aferra al último recurso: vanagloriarse de la nación a la que casualmente pertenece; aquí se siente a sus anchas, y se muestra tan agradecido que está dispuesto a defender con manos y pies todos los errores y necedades de su nación, que también son los suyos.” (Arthur Schopenhauer)

martes, 8 de febrero de 2011

Francisco Mora

Si quieres vivir con éxito, no fumes, come sanamente y más bien poco, desafía constantemente a tu cerebro aprendiendo (¿tal vez un idioma más?), duerme totalmente a oscuras, corre o anda todos los días, rodéate de familiares o amigos, ponle sal a tu vida con algún proyecto que te mantenga ilusionado, sé solidario... Ah, y párate a escuchar a gente tan interesante como este buen señor, gran médico y mejor divulgador científico: clic.

martes, 18 de enero de 2011

El pescador sabio

Hace algunos años, un acaudalado hombre de negocios estaba pasando sus vacaciones en un pueblo de la costa. Una mañana observó a un pescador que regresaba plácidamente en su destartalada barca.
—¿Ha tenido buena pesca? —le preguntó.
El pescador, sonriente, le mostró las tres piezas que había pescado.
—Sí, ha sido una buena pesca.
El hombre de negocios, sorprendido, echó un vistazo a su reloj y le espetó:
—Todavía es muy temprano, ¿cuánto tiempo ha estado pescando?
El pescador le respondió con tranquilidad:
—Sólo un ratito.
—Pero supongo que volverá a salir, ¿no?
—¿Volver a salir? ¿Para qué?
—Pues es obvio, porque así pescaría más.
—¿Y qué haría con el pescado? ¡No lo necesito! Con estas piezas tengo suficiente para alimentar a mi familia.
—Mejor entonces, porque así usted podría venderlo.
—¿Para qué? —preguntó el pescador, desconcertado.
—Para tener más dinero.
—¿Para qué?
—Para cambiar su vieja barca por una nueva, mucho más grande y bonita.
—¿Para qué?
—Para poder pescar mayor cantidad de peces en menos tiempo.
—¿Para qué?
—Para poder contratar a algunos hombres.
—¿Para qué?
—Para que pescaran por usted.
—¿Para qué?
—Para ser rico y poderoso.
—¿Y para qué querría yo ser rico y poderoso?
—Pues está claro, para así poder pasar más tiempo con su familia y descansar cuando quisiera.
El pescador soltó una gran carcajada:
—¡Eso es precisamente lo que voy a hacer ahora mismo!

martes, 11 de enero de 2011

Optimista con causa

El mundo está cambiando gracias a gente emprendedora que ve siempre el vaso medio lleno, que busca soluciones a los problemas y que comparte lo que sabe. No os perdáis esta entrevista fantástica a Antonella Broglia: clic. ¡A disfrutar!

lunes, 10 de enero de 2011

Obsolescencia programada

En una de las escenas más sorprendentes del documental Comprar, tirar, comprar, un chico trata de averiguar por qué su impresora seminueva ya no funciona. La desarma y encuentra un chip contador instalado por el fabricante para ordenar a la máquina que deje de imprimir una vez alcanzado un determinado número de páginas. Indagando en Internet, halla un software libre inventado por un activista medioambiental. Este software es capaz de poner el chip contador a cero. Se lo descarga, lo instala en su impresora y, ¡tachán!, el artilugio vuelve a funcionar como el primer día. No os lo perdáis: clic.