sábado, 20 de septiembre de 2008

Verle las orejas al lobo

Publica hoy El Periódico que el chef catalán Joan Borràs, del Hostal Sant Salvador (la Vall de Bianya, Girona), renuncia a la estrella Michelin que le concedieron en 2006. Tras superar una operación a vida o muerte en febrero, este buen señor ha decidido que en adelante trabajará a fuego lento y se tomará la vida con mucha más calma. Que el estrés de mantener tan pesada distinción lo aguante otro. “Es un planteamiento de vida nuevo. Le vi las orejas al lobo, tengo 41 años y quiero disfrutar de mi hijo” –afirma sabiamente.
¡Bravo! ¡Me alegro por ti, Joan! ¡Seas bienvenido al club de la felicidad sencilla!
(“Creo que se ha trabajado demasiado en el mundo, que la creencia de que el trabajo es una virtud ha causado enormes daños y que lo que hay que predicar en los países industriales modernos es algo completamente distinto de lo que siempre se ha predicado.” [...] “El sabio empleo del tiempo libre es un producto de la civilización y de la educación. Sin una cantidad considerable de tiempo libre, un hombre se verá privado de muchas de las mejores cosas. Y ya no hay razón alguna para que el grueso de la gente haya de sufrir tal privación; solamente un necio ascetismo, generalmente vicario, nos lleva a seguir insistiendo en trabajar en cantidades excesivas, ahora que ya no es necesario.” [...] “El buen carácter es, de todas las cualidades morales, la que más necesita el mundo, y el buen carácter es la consecuencia de la tranquilidad y la seguridad, no de una vida de ardua lucha.” Bertrand Russell, Elogio de la ociosidad)

1 comentario:

Del dijo...

Si bien disfruto el trabajo que hago (tengo esa suerte) muchas veces me encuentro agotada, y sin necesidad de cumplir con expectativas ajenas, sino con las propias...descubrí que mis etapas de "no puedo trabajar, no estoy inspirada" o las de esparcimiento son la semilla de mis etapas más productivas. Muy buen post, muy sabia decisión de Joan, muy acertada tu elección de la cita de Russell.