martes, 27 de mayo de 2008

Los nadies

“Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.
Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:
Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.”

Eduardo Galeano: El libro de los abrazos,
Siglo Veintiuno Editores, México-España, 1997. ¡Clic!

1 comentario:

Del dijo...

Eduardo Galeano siempre tiene esa capacidad de resaltar aquellas cosas que de tanto verlas no vemos. Retrato fiel de latinoamérica. Aunque hay nadies por todo el mundo. Pienso que por pensarlos y nombrarlos dejan de ser nadie, al menos para mi. Duele verlos sorprenderse cuando se les habla de igual a igual, como lo que somos, iguales. Sus miradas de sorpresa, agradecimiento y desconfianza mezcladas son como dagas. Cuándo habrá empezado esta historia en la que la igualdad es utopía? Creo que nace con el hombre...y su falta de educación. Cómo podríamos vivir "bien" si hay tantas personas que viven "mal", o son nadie?
Los que tenemos nombre debemos luchar cada uno desde su espacio para lograr las diferencias. Aunque tal vez creamos que tenemos nombre, y sólo somos un número más. Gracias Jaime por tus posts.