sábado, 9 de febrero de 2008

Al-Ándalus como modelo

Cuando los árabes, gentes habituadas a las penurias del desierto, llegaron a la península Ibérica a principios del siglo octavo de nuestra era, quedaron fascinados por cómo abundaba el agua en aquella tierra recién descubierta. Dispuestos a no dejar escapar ni una gota, enseguida desarrollaron ingeniosas obras de captación, almacenamiento y distribución del agua. Pronto las huertas y los jardines de Al-Ándalus adquirieron fama en todo el mundo árabe por su feracidad y su hermosura. En la Alhambra de Granada, el protagonismo del agua alcanzó el paroxismo. Además de convertir la colina sobre la que se asienta el palacio, antaño reseca, en un vergel (representación del paraíso islámico en la tierra), el agua realza la belleza de la arquitectura a través del reflejo en los estanques y regala al visitante el suave rumor de las fuentes.

Cuando el cambio climático amenaza con africanizar nuestros veranos y desertizar buena parte nuestro territorio, se impone recuperar el respeto por el agua que demostraron nuestros sabios antepasados andalusíes. Pese a que hoy por hoy nos la venden bien barata, conviene no olvidar que cada gota de agua es una pepita de oro. Una de las primeras entradas de este blog ofrece algunos consejos para ahorrar agua. Construir un aljibe en el jardín de casa para almacenar la que nos cae gratis del cielo puede ser otra excelente idea: clic.

1 comentario:

goloviarte dijo...

hola,te invito a mi modesto blog de directorio y votaciones http://www.tedoymivoto.com
acércate y participa con el tuyo dejándolo en el libro de visitas,te conocerán un poco mas
soy un particular en esta aventura,no una empresa,asi que voy de blog en blog escogiendo los mejores,pero si esto te parece spam,te pido perdón y disculpas
cuando me visites ,puedes ver algo de publi,eso valora mi trabajo y relaja