martes, 1 de enero de 2008

Una sociedad tantálica

Los griegos nunca se pusieron de acuerdo sobre qué hizo Tántalo, quien tantas veces había compartido mesa y manjares con los dioses, para acabar tan mal. Unos opinaban que les robó néctar y ambrosía para dárselo a sus amigos. Otros, que no pudo evitar divulgar los secretos que los dioses revelaron en su presencia. Los más, que se atrevió a poner a prueba la omnisciencia divina haciéndoles probar la carne de su propio hijo, Pélope.
El caso es que el castigo impuesto fue implacable, retorcido, atroz. Condenado a permanecer eternamente en un lago con el agua hasta el cuello y árboles cargados de fruta sobre la cabeza, no podía Tántalo saciar ni la sed ni el hambre porque, cada vez que lo intentaba, el agua era absorbida por la tierra y las ramas, elevadas por un viento repentino.
Se dice que la nuestra es una sociedad tantálica. Sólo hay que echar una ojeada a los anuncios para entenderlo: bellos cuerpos, fiestas fantásticas, vestidos de marca, perfumes exclusivos, coches de lujo, casas de ensueño... Todo tan cerca de nuestros ojos, todo tan lejos de nuestro alcance... ¡Ah!, ¿y qué mal habremos hecho nosotr@s, honrad@s ciudadan@s de a pie, para merecer semejante tortura?

3 comentarios:

pumpum dijo...

Jaime, sólo un simple pero no tan obvio comentario adicional:

"El dinero no otorga la felicidad"

Y yo añado: Aunque algunos dicen que ayuda, creo que el quid del tema está en nuestro interior, en conocernos bien y ser conscientes de nuestra propia escala de valores, prioridades y expecativas de vida.

Debemos ser responsables y cuidar de uno de nuestros bienes más preciados, la libertad. Si elegimos libremente conforme a nuestras necesidades reales (no impuestas por modas sociales), conseguiremos vencer al "tantalismo" y podremos saciar la sed y el hambre, nuestra sed y nuestro hambre.

Un fuerte abrazo. Buenas reflexiones, Jaime.

Pum Pum

MELISANDE dijo...

PUES YO OPINO IGUAL QUE LA PUM PUM.
YO CREO QUE HAY MUY POCAS COSAS QUE MERECEN LA PENA EN ESTA VIDA, Y UNA DE ELLAS ES DORMIR CON LA CONCIENCIA TRANQUILA. Y LA CONCIENCIA TRANQUILA SE TIENE SIENDO FIELES A NUESTROS VALORES Y QUE CUANDO NOS EQUIVOCAMOS SEAMOS LO BASTANTE VALIENTES PARA BANCARNOS LAS CONSECUENCIAS DE NUESTRAS ACCIONES.
ESO SE OBTIENE SIENDO CONSCIENTES DE NUESTRAS POSIBILIDADES Y ACEPTANDONOS COMO SOMOS, QUE DE PERFECCION HAY MUY POCA EN NOSOTROS.
LA FELICIDAD ES EFIMERA. LA FELICIDAD NO ES EL PODER ADQUISITIVO, ES LOS PEQUEÑOS GRANITOS DE ARENA QUE NOS ACARICIAN MUY SUAVEMENTE, HASTA EL PUNTO QUE NO NOS DAMOS CUENTA DE LO AFORTUNADOS QUE SOMOS.
CREO QUE LA FELICIDAD CONSISTE EN QUE NOS CAIGAN ESOS PEQUEÑOS Y SENCILLOS GRANTITOS PERO CON CONSTANCIA.
COMO DICE LA PUM PUM, LA LIBERTAD, NUESTRAS ELECCIONES QUE NO SIEMPRE GUSTAN A TODOS Y EL ASUMIR NUESTRAS RESPONSABILIDADES SON UN CAMINO PARA LA FELICIDAD, AUNQUE A VECES TODO ESTO LLEGUE A DOLER.

Ana Muela Sopeña dijo...

Jaime:
Excelente reflexión. He llegado hasta aquí por casualidad. Buscando tantálico, adjetivo que emplea la poetisa brasileña Gilka Machado en uno de sus poemas.

Muy buen texto, para reflexionar profundamente.

Un abrazo
Ana