miércoles, 17 de octubre de 2007

Haaaaaaaaaaaaaaambre

Gazuza, gusa, inanición. Pura y dura, implacable, sin paliativos. Eso es lo que pasan a diario en el Tercer Mundo 854 millones de personas, según denuncia estos días la FAO. Y no hace falta ir tan lejos. A nuestro alrededor, en Barcelona, 55.000 personas han de comer de la ayuda ajena.
—¿En Barcelona? ¡Venga ya! ¿La ciudad de las ferias y los congresos, de los hoteles de alto standing y los cruceros de lujo?
—Y de las prostitutas explotadas, el mobbing inmobiliario y los pisos patera... Esa misma.
—¿La ciudad de Ferran Adrià, Ronaldinho y Benedetta Tagliabue?
—Justamente. Y de los ilegales sin trabajo, las viudas con pensiones de miseria y los indigentes que rebuscan en los contenedores...
—¿55.000 personas? ¡No será para tanto!
—Pues probablemente son muchas más. 55.000 son sólo las que ha contabilizado el Banco de los Alimentos... Abre los ojos y mira a tu alrededor. ¡Lo tienes ante las narices y no lo ves!

martes, 9 de octubre de 2007

Comercio justo

El comercio internacional se rige por normas injustas. A menudo los productores del Sur no participan en la comercialización de sus productos y han de aceptar los precios que fijan los intermediarios, unos precios que los condenan a la pobreza. Frente a esta situación surge el comercio justo o comercio alternativo como instrumento para favorecer los intercambios basados en criterios éticos y el progreso de las poblaciones de los países en vías de desarrollo.

Los productos de comercio justo (café, infusiones, cacao, galletas, mermelada, cerveza, cereales, frutos secos, especias, cosméticos, juguetes, ropa, artículos de papelería...) son más caros, pero, si tenemos en cuenta su valor ético añadido, lo cierto es que resultan muy baratos. Los productores reciben salarios justos, trabajan en condiciones dignas y no padecen discriminaciones laborales por razones de género. En el caso de los alimentos, el cultivo según los métodos de la agricultura ecológica garantiza que sean de una calidad excelente.

Aunque todavía estamos muy lejos de los niveles de consumo de otros países europeos, las ventas de este tipo de productos no paran de crecer en España (en 2008, un 40 %). Esperemos que sigan aumentando.

Para saber más sobre el comercio justo, clica, reclica y requeteclica.