viernes, 28 de septiembre de 2007

Los móviles y la industria del coltán

Un teléfono móvil (con algún cambio de batería) puede funcionar perfectamente durante unos diez años. Pese a ello, se calcula que la vida media de nuestros móviles oscila entre los 18 y los 30 meses. Como consecuencia, cada año, millones de telefonillos “pasados de moda” (sólo en Europa y Estados Unidos, 235 millones) se convierten antes de tiempo en residuos electrónicos. Si van a parar a un vertedero (como pasa en el 90% de los casos), sus componentes, que suelen ser altamente tóxicos, contribuyen a emponzoñar un poco más nuestro ya maltrecho medio ambiente.

Por si esto fuera poco, los móviles nuevos que sustituyen a los prejubilados dan cuerda a la industria del coltán, un mineral muy caro que se produce en lugares como la República Democrática del Congo, Ruanda y Burundi. Según denuncian las ONG, la lucha por el control del coltán se halla entre las causas de las guerras que han arrasado recientemente estos países.

Por eso, conviene pensárselo dos veces antes de cambiarse de móvil (y lo mismo cabe decir del resto de aparatos electrónicos). Si, pese a todo, eres de quienes disfruta renovando estas maquinitas, ¿donarías las viejas en vez de tirarlas?: clic y reclic.

1 comentario:

mireia dijo...

yo he conocido esta semana la iniciativa FREECYCLE,de donaciónes o regalos entre particulares.Estoy en el grupo de Valencia,y este finde conseguí una panera de madera nueva por lo que me costo la gasolina de mi pueblo al de la señora (20 km).
En Barcelona hay un grupo.