miércoles, 1 de agosto de 2007

Yo decrezco, tu decreces, él crece

Decía el post anterior, titulado "Decrecimiento", que estaría bien que algunos países aceptaran decrecer algo para que otros pudieran crecer un poco. Si un luxemburgués, por ejemplo, fuera capaz de renunciar a doscientos dólares de renta, un burundés podría ¡¡¡triplicar!!! sus ingresos anuales.

He aquí la renta per cápita anual (en dólares por habitante) de los primeros y los últimos de la lista de países, según el Informe sobre el desarrollo mundial 2006:

Luxemburgo, 65.630
Noruega, 59.590
Suiza, 54.930
Dinamarca, 47.390
Islandia, 46.320
España, 25.360 (este dato, de propina)
Etiopía, 160
Malaui, 160
Liberia, 130
República Democrática del Congo, 120
Burundi, 100

Si algún luxemburgués que lea esto está dispuesto a ceder un pellizco de su renta a algún burundés menesteroso, allá van dos ideas: financiar el proyecto de un emprendedor (con derecho a recuperar el capital invertido) o hacer llegar un donativo a alguna persona que lo necesite. Clic y clic.

No hay comentarios: