viernes, 13 de julio de 2007

Que te quiero verde

A diferencia de otras variedades como el negro, el té verde contiene polifenoles, que se encuentran entre los agentes antioxidantes más potentes que se conocen. Al neutralizar la acción de los radicales libres gracias a los polifenoles, el té verde ralentiza el envejecimiento de las células y ayuda a prevenir la aparición de ciertos cánceres (boca, colon, páncreas, esófago y estómago).

Pero no sólo eso. Como además contiene más de 300 ingredientes activos saludables, previene la caries, fortalece el sistema inmunológico, es diurético, dilata los bronquios, es antidiarreico, ayuda al hígado a funcionar, reduce los niveles de colesterol malo, impide la aparición de coágulos en el torrente circulatorio y disminuye los niveles de azúcar en sangre. Y también contiene cafeína, aunque no tanta como el café y el té negro. De modo que ayuda a iniciar la jornada.

¡Vaya cóctel saludable! ¡Así no es de extrañar que los japoneses, que se toman cuatro o cinco tazas al día, sean los ciudadanos más longevos del planeta!

1 comentario:

nualan dijo...

Habrá que empezar a tomar te....
;-)

Saludos