miércoles, 27 de junio de 2007

Venenos cotidianos

Cada día nos exponemos al contacto de miles de sustancias químicas diferentes. Las hay en los ordenadores del trabajo, en los componentes del coche, en los juguetes, en los aparatos domésticos, en la pintura de las paredes, en las alfombras, en el tinte de la ropa, en los artículos de higiene y belleza, en los productos de limpieza del hogar, en los alimentos...

Muchas de estas sustancias se acumulan en nuestro organismo y, aunque todavía no existen estudios concluyentes acerca de los efectos sobre la salud de la mayoría de ellas, se sospecha que tienen que ver con problemas como la esterilidad masculina, el asma, ciertos cánceres y alergias, etc.

Por simple precaución, resulta de lo más recomendable seguir algunos consejos saludables:

-usar jabones, detergentes, insecticidas, ambientadores, cosméticos, desodorantes y dentífricos naturales y biodegradables. Es fácil encontrarlos en tiendas de dietética y productos naturales;

-no utilizar pinturas o colas con disolventes sintéticos;

-limpiar la casa con vinagre, zumo de limón y bicarbonato. El resultado es brillante, y a un precio de risa...;

-comer productos de agricultura ecológica. Además de ser sanos, están mucho más ricos. Si los pruebas, te convertirás en un consumidor habitual, sin duda;

-vestir prendas de fibras naturales (algodón, lana, lino, cáñamo y seda) sin teñir o bien de colores procedentes de tintes vegetales.

En definitiva, pequeños gestos para cuidar tu salud y, de paso, contribuir a lograr un entorno medioambiental más limpio.

Para saber más: documento de Greenpeace con información sobre cómo elaborar jabones, cosméticos, limpiadores e insecticidas naturales.

1 comentario:

_Uri dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.