sábado, 16 de junio de 2007

Historias de África

“En mi callejón de Lagos (Nigeria) vivía una mujer sola cuya única propiedad era una olla. Se ganaba la vida comprando a crédito judías de las vendedoras, las hervía, las aliñaba con una salsa y las vendía a la gente. Para muchos un cuenco de judías constituía la única comida del día. Una noche nos despertó un grito desgarrador. Todo el callejón fue presa de cierta agitación. La mujer, enloquecida y desesperada, corría en círculos: unos ladrones le habían robado la olla: había perdido su único medio de vida.”
Ryszard Kapuscinski: Ébano, Anagrama,
Barcelona, 2000, pág. 122

¡Qué mal repartido está el mundo! En África una olla puede llegar a ser un bien precioso. En el mundo “desarrollado” tiramos a diario cosas infinitamente más valiosas, incluso sin llegar a estrenarlas, y nos quedamos tan anch@s. Si pudiera darse un paseo por nuestros vertederos, esta buena mujer encontraría miles de ollas seminuevas. Si es que antes no le daba un soponcio... Hecha esta introducción, allá van algunos consejos contra el despilfarro de recursos:

-Utiliza el carrito o una cesta para ir a comprar. No se puede estar contra la guerra de Iraq y, al mismo tiempo, coleccionar bolsas de plástico.

-Disminuye la compra de productos de usar y tirar (como los pañuelos, servilletas y manteles de papel, o los vasos, platos y cubiertos de plástico).

-Compra recipientes grandes (mejor una garrafa que varias botellas) y evita los productos muy envueltos (frutas y verduras, mejor a granel que envasadas; lleva en el carrito de la compra una fiambrera para la carne y el pescado).

-Pon cada residuo en su contenedor. El vidrio es el material más fácilmente reutilizable y más ecológico, tenlo en cuenta al comprar (los envases de plástico son muy contaminantes; los tetrabricks son muy difíciles de reciclar; para fabricar las latas de aluminio se emite mucho dióxido de carbono). Alguien puede leer los libros que ya no te interesan, intercámbialos en vez de tirarlos al contenedor azul (Bookcrossing, Llibre viu).

-No derroches el papel en la oficina. Imprime sólo si es indispensable. Reutiliza las hojas y los sobres. Usa un lápiz de memoria en vez de grabar CD. Si tu empresa va a cambiar de ordenadores, los viejos pueden ir a quien los necesita (Banc de recursos).

-Dona tu móvil inservible (Dona tu movil), con sus componentes se puede fabricar uno nuevo. Regala también los trastos que todavía sirven, alguien los necesita, puedes estar segur@: Reutil. O bien transfórmalos para darles un nuevo uso: si cortas por la mitad una garrafa, tendrás una maceta; con un tetrabrick te puedes hacer un monedero... ¡La imaginación al poder! (blog sobre reciclaje de objetos).

-Lleva a un punto de recogida el aceite de freír (con él se hace biodiésel), los residuos orgánicos (sirven para hacer un abono estupendo), las bombillas, las pilas (que sean las últimas, que las hay recargables...), la ropa vieja, los cartuchos de tóner, etc. (y también las ollas viejas...). Si eres de Barcelona, te harán un descuento en la factura del agua cada vez que uses un Punt Verd (ubicación de los Punts Verds). Pídeles tu tarjeta de usuari@.

1 comentario:

Estercity dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.